Lunes, 28 Marzo 2011 14:31

Comprendiendo el mal comportamiento de nuestros hijos y alumnos

Escrito por 

Miles de niños se portan mal, el mal comportamiento siempre ha existido... lo esencial e importante hoy en día, es que para comprenderlo y manejarlo desde la salud, es necesario ver lo qué nosotros hacemos al respecto, cómo lo manejamos y si estamos dispuestos a hacer acciones nuevas en beneficio de un comportamiento más constructivo.

 

raymaComo adultos hemos aprendido que el que se porta mal merece una sanción o castigo. La sanción o castigo siempre ha sido efectiva, es decir, resulta de manera inmediata, corta e inhibe la acción inadecuada en el momento... y, al mismo tiempo, es muy importante descubrir que: NO CREA NINGÚN CRITERIO INTERNO EN EL NIÑO PARA MANTENER UN CAMBIO POSITIVO EN SU VIDA.

 

Si tú: papá, mamá o maestro lo utilizas, te habrás dado cuenta, que cuando tú te ausentas de la vida de tu niño, el mal comportamiento continúa estando allí. Entonces, ¿qué hacer?


Es importante actualizarnos y hacer concientes algunos procesos de vida que nos han ocurrido, al hacerlos concientes podremos comprender el mal comportamiento y manejarlo desde otro punto de vista.

 

Algunos adultos podemos decir: “A mi me pelaban los ojos y yo ya me quedaba tranquilo” o “Un pellizco de mi mamá y ya yo sabía lo que venía, así qué mejor me quedaba quieto” o “Cuando yo era niña(o) nunca contradecía a mis padres”... y es que antes el respeto a la palabra de la autoridad NO SE CUESTIONABA, ni en la sociedad, ni en el trabajo, ni en la familia; los adultos, el ejemplo a seguir para los niños, no se rebelaban ante la autoridad.

 

Hoy en día, una serie de cambios han ocurrido en nuestra sociedad y en el mundo. Hoy en día, que adulto no cuestiona, critica, protesta y se rebela en contra de la autoridad que impone reglas, normas o leyes con las que no está de acuerdo. Modelamos y damos el ejemplo. Nuestros hijos lo ven a diario en nosotros, y el mensaje es claro:

 

“NO ESTOY DE ACUERDO ANTE TU SANCIÓN, TU CASTIGO, TU REGLA, TU NORMA... Y ME REBELO”


La cuestión es fácil: modelas acciones diariamente... y el poder de las acciones es extremadamente más fuerte que lo que tu boca puede decir con palabras. TU HIJO TE MODELA A TI, TODOS LOS DÍAS DE SU VIDA, es la forma en que ha visto que puede enfrentar y vivir en el mundo. Por lo tanto, el cambio de tu hijo, es también el cambio en tu forma de hacer y resolver las cosas.

 

Que nuestros niños protesten ante lo que no están de acuerdo y pronuncien su opinión... eso está bien... ¡¡¡ES GENIAL!!!... Entonces ¿Cómo hacer para llegar aquí de una forma sana? ¿Cómo canalizar el mal comportamiento?... Pues, te doy otro dato que es importante en esta situación:

 

Primero, debes saber y hacer conciente, que el castigo o sanción no es la solución para el mal comportamiento. Es importante, papá/mamá/maestro, que estés dispuesto a indagar con tu niño la razón que lo impulsa a actuar así, es decir, escuchar sin cuestionar, sin responder... sólo escuchar.


Segundo, es muy importante, que sepas que tú estás metido en este ciclo de refuerzo al mal comportamiento, por lo tanto, es esencial que te observes.

 

¿Qué observarás?

 
- Tu propia reacción ante el mal comportamiento, TUS PROPIOS SENTIMIENTOS, lo que tu sientas te señalará lo que tu hijo quiere conseguir portándose de esa forma.

 

¿Qué más observarás?

 
- Las respuestas de tu niño ante tus intentos de corrección, sus respuestas a TU COMPORTAMIENTO, también te indicarán lo que él está buscando.

 

Es importante, que tu entrenamiento esté en observar las consecuencias del comportamiento inadecuado. En lugar de observar el comportamiento en sí mismo; los resultados del mal comportamiento te revelarán el propósito oculto, no conciente de tu niño... y, entonces, podrás preguntarte ¿por qué tu niño quiere eso de ti?... aquí está tu trabajo esencial, en el que puedas ver más allá de las acciones y permitirte realizar cambios en el trato de una situación.

 

Para cerrar este artículo, quiero también decirte, que los “niños que se portan mal” son niños muy frustrados y desalentados: NO LOGRAN LO QUE DESEARON CONSEGUIR AL INICIAR SU ACCIÓN. Son niños que no creen que puedan “pertenecer” al seno familiar o ámbito escolar portándose de una manera positiva... y así, buscan esa “pertenencia” con el mal comportamiento, saben que así, SEGURAMENTE LO TOMARÁS EN CUENTA, podrá pertenecer y existir en el grupo.

 

Entonces, es importante que reflexiones también en esto...

 

¿Dónde estás poniendo el ojo en la relación con tu niño? ¿Estás enganchado con su mal comportamiento?


¿Puedes ver sus acciones positivas con facilidad? ¿Qué sucede en los momentos en que tu niño es colaborador, tranquilo... y demuestra comportamientos positivos? ¿Le agradeces, le das importancia, empatizas con sus buenas acciones? ¿Le expresas tus sentimientos de agrado en los momentos de tranquilidad, armonía y cooperación?

 

Tu capacidad de reflexión y observación es tu guía en este proceso conciente de crianza y formación de nuestros niños. Decide hacerlo diferente y encontrarás resultados diferentes y agradablemente inesperados.

 

¡HASTA LA PRÓXIMA VEZ!

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Está aquí: Home PSICOLOGÍA Comprendiendo el mal comportamiento de nuestros hijos y alumnos