Lunes, 07 Febrero 2011 14:34

La familia del siglo XXI

Escrito por 

La familia de hoy ha cambiado mucho en los últimos tiempos. En ocasiones es preocupante ver cómo se va dejando a un lado la función materna y paterna; tal vez los padres debemos prepararnos para afrontar los cambios que se plantean ante las nuevas condiciones y estilos de vida postmodernos, es decir, a vivir con prisa, o en una cola o a las exigencias de tipo económico, entre otros.La familia de hoy ha cambiado mucho en los últimos tiempos. En ocasiones es preocupante ver cómo se va dejando a un lado la función materna y paterna; tal vez los padres debemos prepararnos para afrontar los cambios que se plantean ante las nuevas condiciones y estilos de vida postmodernos, es decir, a vivir con prisa, o en una cola o a las exigencias de tipo económico, entre otros.

familiaHoy en día con tristeza observamos a algunos padres confundidos, porque piensan que para educar a sus menores hay que darles todo lo que piden o todo lo que ellos no tuvieron en su niñez. Por lo que no es extraño ver hogares repletos de televisores, videojuegos, computadoras con Internet y, por supuesto, lo último en telefonía móvil, trayendo como consecuencia mayor aislamiento entre los miembros de la familia. En este sentido, conviene detenerse a pensar un poco y replantearnos cómo educamos a nuestros

hijos, por ejemplo: qué tanto estamos educando la voluntad, la sinceridad, el esfuerzo, el orden, el amor a los demás, el diálogo y la tolerancia, entre otros. Asimismo, sugiero fomentar la comprensión y respeto hacia las normas familiares, las cuales deben ser:

  • Razonables: es decir, que se puedan cumplir.
  • Claras: que todos las puedan entender.
  • Realistas: adaptadas al nivel madurativo de los hijos.
  • Coherentes: sin dobles mensajes y
  • Consistentes: en su momento y lugar.

También debemos fomentar el valor del esfuerzo, que se ganen las cosas para que las aprecien y disfruten más. Intentemos que se esmeren por obtener los privilegios y obsequios, no les otorgue si no se lo merecen; los hijos deben aprender a valorar y esforzarse por lograr lo que desean, ello ayuda a formar una personalidad madura y sana. Por último, bese a sus hijos al salir y entrar de su casa, dígales frecuentemente cuanto los quiere, juegue con ellos con frecuencia, mírele a los ojos, escúchelos, ríase con ellos, evite los gritos, insultos y humillaciones; lean cuentos, vean fotos juntos y disfruten cada momento, coman cotufas, vean películas y lo más importante, acéptelos como son, les garantizo que serán hombres y mujeres dignos, autónomos, éticos, empáticos y equilibrados emocionalmente.

Les deseo mucho éxito en la maravillosa aventura de ser padres.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Está aquí: Home ARTÍCULOS Artículos x edición La familia del siglo XXI